La Botella

Bonvallet culpa a Guarello de tener una hija con discapacidad

En visita a radio La Clave, el Gurú sacó trapitos al sol de su relación con el periodista de Canal 13, cuya enemistad tiene larga data.

Por El Mediático

ttttttttttttttttt
Bonvallet fue quien hizo pebre ahora a Guarello. // Foto: Radio La Clave.

Lo peor que pudo haber hecho Juan Cristobal Guarello en la pelea con Felipe Bianchi, a quien trapeó como quiso, fue meter a otro pez gordo a la vez como Eduardo Bonvallet. -Vea estas declaraciones aquí- El Gurú salió al paso de los dichos en Radio La Clave, donde con exactamente el mismo tono usado por Guarello, le respondió, culpándolo incluso de la condición de salud que tiene su hija menor -Escuche el audio a aquí-.

El conductor de Terra de Gurú declaró vehementemente que incluso ofrecio combos al periodista por la enemistad que mantienen:“Cuando mi mujer estaba embarazada y yo en Temuco te dedicaste a sacarme la cresta, lo que trajo como consecuencias muy graves que nunca me voy a olvidar y recién hoy las voy a decir: tener una hija discapacitada. Y ese fuiste vo’. Te llamé dos veces para sacarte la cresta cobarde de mierda. Una de esas te cité a Santa Martina y no fuiste a ninguna de las dos. Sin verguenza. Vendido a los sin verguenzas”. 

Y es que la hija Bonvallet padecería de una condición de salud llamada ‘mosaico’ la cual es una suerte de déficit atencional menor. Los trascendidos en diferentes programas de televisión han apuntado incluso a que Juan Cristobal flirteaba con la mujer del ‘Gurú’, razón por la cual este último lo tiene más que colmado,

De pasó Eduardo aprovechó de defender a su colega Felipe Bianchi: “Tú eres poco digno, tú predicas con la grosería que dijiste. Felipe Bianchi tiene la decencia que tú no tienes. Felipe Bianchi no ha aprendido nada de mí, no es hijo mío; yo he aprendido de él. Ojalá fueras la uña de Felipe Bianchi”.

“¡Eres un pobrecito que no existe! ¡Que haces llamados para que se querellen en contra tuya y la gente se caga de la risa, porque en contra tuya jamás alguien se va a querellar,  porque no existes! Y yo me dirijo a ti porque tuve una hija discapacitada por ti, ¡cobarde de mierda, que te llamé dos veces para sacarte la cresta y ninguna de las dos veces fuiste!

Una guerra de antología en donde por supuesto están incluidos los egos, en la que al final conociendo estas tres personalidades, nada solucionará más el asunto que pactar el silencio.

 

 

 

Compártelo en: