La Botella

Famosos y el inminente fin de los shows discotequeros

Si hace seis años se pagaba $1 millón 500 mil por show al «famoso top», hoy la cifra bajó considerablemente, bordeando los $500 mil por evento.

Por Constanza Villanueva

images (13)
Show de Thiago, Joche, Bernardo y Morais
Foto: Glamorama

Los eventos discotequeros de los «famosos» siempre han tenido un papel fundamental dentro de la farándula. Peleas, infidelidades, polémicas varias, entre muchas otras cosas, nutrieron nuestra copucha televisiva. Sumado a esto, cifras millonarias eran las que años atrás de pagaban por sólo ver al famosillo unos 15 minutos arriba del escenario, muchas veces haciendo nada. Sin embargo, el presente dista mucho del pasado.

Hoy las cifras ya no son las mismas y han bajado considerablemente. Por ejemplo, Edmundo Varas, al salir del reality “Amor Ciego” (2008), recibía por evento nada menos que $1.500.000 por pararse y guitarrear una canción. Sebastián Roca, ganador de «Mundos Opuestos» (2012), cobraba un millón de pesos por evento. Es decir, $500 mil pesos menos, siendo que este último, estuvo en el reality más exitoso de todos los tiempos.

A Kike Acuña se le llegó a pagar en su mejor momento de farra, un millón de pesos por sólo ir a festejar. Hoy a lo más se pagan 300 mil pesos por ir a bailar y sacarse fotos con la gente.

Para las modelos ocurrió lo mismo. Kenita Larraín llegó a cobrar entre 1.5 y 1.8 millones de pesos por evento. Cifra muy distinta a los $800 mil pesos que se están pagando en promedio por sus shows discotequeros. Hoy, una modelo bien polémica y bien en la palestra puede recibir $300 mil pesos en Santiago y hasta $600 mil pesos en regiones.

Thiago, Bernando, Joche y Moráis , son los más populares y solicitados por las emblemáticas discoteques, sin embargo ellos «sólo» reciben $400.000 por show .

Hay excepciones y que ya se dan una a las miles, como el «reencuentro» de Fabricio y Thiago en una discoteque ariqueña. $3.500.000 recibieron ambos por realizar un show juntos, o sea, $1.7 millones cada uno.

Felipe Villamán, dueño de la emblemática disco farandulera Costa Varúa, confesó a Infames que “han bajado harto los eventos en este tiempo. Ahora hay mucha competencia y la prensa ya no cubre los shows, sino que sólo van para sacarle una declaración, si es que!. Entonces, sólo en casos excepcionales se puede pagar más, pero es muy difícil que se vuelva a cancelar las cifras de antes».

Para que entienda, el negocio de las discoteques era contratar a un famoso que estuviera en la palestra y con eso se aseguraba que los medios irían a cubrir el show, por ende se mostraría y daría a conocer el nombre de la discoteque en todos los medios. En términos simples, les salía más barato pagarle a un famoso que por publicidad en televisión.

Será la economía o simplemente el bajo interés de los medios, pero los eventos siguen existiendo, menos eso sí y mucho, mucho menos en cuanto a lo que se paga. Igual sigue siendo mucho o no?

Compártelo en: